Los premios deben ser sumados a los ingresos habituales y se tributarán en función del IRPF que resulte

Los premios conseguidos a través de las apuestas deportivas hay que declararlos en España a la Hacienda Pública. Básicamente se definen como un incremento patrimonial durante el ejercicio fiscal y debe sumarse al resto de rentas percibidas, para posteriormente liquidar el correspondiente IRPF.

No ocurre como en otros juegos de azar, que se tributa un porcentaje fijo en la mayoría de los casos. En este caso, al estar ligado al resto de rentas, todo girará en torno a los tramos de IRPF, como puedes ver en la siguiente tabla.

Ingresos por tramosTributa
12.450€19%
12.450 a 20.200€.24%
20.200 a 35.200€30%
35.200 a 60.000€37%
+60.000€45%

Con todo, la obligatoriedad de abonar impuestos por los ingresos por apuestas deportivas no comienza con el primer euro.

Así, se establece que no habrá necesidad de declarar a menos que se supere un incremento patrimonial superior a 1.600€.

Se deberán declarar los ingresos de premios superiores a 1.000€, siempre que la renta por trabajo sea superior a los 22.000€ anuales.

Pero para el cálculo se debe tener en consideración que son cantidades netas, que sólo se tributa por beneficios. Si alguien apuesta 3.000€ y el retorno es de 3.500€, el resultado de las ganancias será de 500 euros

Caso práctico:

Tenemos a un individuo, al que llamaremos Braulio, que obtiene 25.000€ al año gracias a su trabajo en una gran compañía financiera. Pero nuestro personaje también es un especialista en las apuestas deportivas y durante el último ejercicio fiscal obtuvo unos beneficios 4.000€.

  • Ingresos totales de Brulio: 25.000€+4.000€=29.000
  • Tramos de IRPF que tendrá que declarar.
  • Primer tramo: 12.450*0,19= 2.365,5€.
  • Segundo tramo:  7.750€ *0,24 = 1.860€.
  • Tercer tramo: 8.800€*0,30=2.640€
  • Total a pagar en IRPF: 6.868,5

Las apuestas deportivas tienen la misma consideración que otro tipos de juegos, por ejemplo el poker online, que se tributará de la misma forma, y se significará en la casilla 290 de nuestra declaración de la Renta, donde incluiremos la cantidad que hemos ganado (ganancias menos pérdidas).

Por último, nuestro Braulio deberá guardar cuidadosamente todos los gastos que haya realizado desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre, el año natural, e incluso deberá contar los bonus de bienvenida o regalos de las páginas web. En el capítulo de ganancias, deberá sumar incluso las que no haya retirado y aún no estén en su poder.